Mi vida al límite

Desde bien pequeña he tenido comportamientos que ni yo misma era capaz de explicar: Enfados, rabia, herirme a mí misma, manipular a mis padres… Por no hablar de los subidones, como si me hubiera drogado; o los bajones, como si el día anterior hubiera tenido la fiesta de mi vida. A los 26 años caí en una fuerte depresión por culpa de un trabajo que tenía. Lo único que recuerdo es un gran sentimiento de muerte y un cuchillo en…