Putas Princesas

Estoy harta. No quiero ser la princesa de este cuento, no quiero que me susurres al oído para así poder lamerme el cuello y no quiero palabras en lugar de miradas. Como vosotras, he crecido rodeada de princesas de cuento, mujeres incomprendidas y reinas maleducadas, me han enseñado que debo buscar un príncipe azul que me salve, me entienda y me respete. Él ha de mejorar todas mis imperfecciones y complementar mis carencias y, como no, que me ame por…