Tremendas tetas

De todos es sabido, que una persona gorda ha de estar agradecida de que la halaguen los desconocidos. Desconocidos, que viven en un pasado reaccionario pero reciente, en el que las personas por ellos “consideradas feas” deberían de vivir recluidas. No enseñar su cuerpo. Vivir avergonzadas y separadas del resto de la sociedad. Cuando un macho alfa, con el cerebro lleno de alfalfa, le suelta lo que su estrecha mente considera un piropo… Ella no ha de cabrearse sino de…

La mejor dieta es engordar… tu autoestima

El cine, la televisión y las revistas nos proyectan un mundo maravilloso (y falso) donde todo el mundo es guapo y delgado. Es imposible aislarse de él y nos influye a absolutamente todos. Y esta sociedad hace una peligrosa, y también falsa, asociación: delgadez y salud. Resulta que, ni estar gordo es sinónimo de enfermo ni estar delgado es sinónimo de salud. Y en estos mundos de arcoíris y unicornios que nos intentan vender, nadie habla de lo mas importante,…

Odio versus Tetas

Un pezón femenino me acosó por internet. Un pezón femenino me insultó y trató de humillarme. Un pezón femenino me amenazó de muerte. Un pezón femenino me robó mi cuenta de Instagram y envió a mis contactos mensajes molestos. Seguramente ya estás pensando que me han echado droga en el colacao, o que ya finalmente se me ha ido la poca cordura que me quedaba. Pero mientras que acosadores, ladrones de cuentas, machistas y otros odiadores campan sueltos, los pezones,…

Heil Coño

Por hacer en un centro social comunitario la sugerencia de que los útiles de fregar no se deberían de guardar exclusivamente en el baño de mujeres, me tildaron, medio serio medio en broma, de feminazi. Término despectivo muy de moda para, por una parte intentar desacreditar a quienes luchan por la igualdad. Y por otra para designar a quienes se radicalizan hasta desprestigiar la misma causa por la que tan vehementemente luchan. No me gusta nada el término. Aún no…

Pon un Grey en tu cama, no en tu vida.

Tras el estreno de la última película de “Las Sombras de Grey”, muchas chicas, y algunas alarmantemente jóvenes, han pronunciado la frase “quiero un Grey en mi vida”. Y a mí se me pone el vello (que no el bello, de eso tengo menos) de punta, pensando en todo lo que una, a priori, inocente frase, puede esconder. Y no, no voy a hacer ahora un alegato puritano sobre la decencia y la castidad. Que cada un@ el sexo lo…