Maderoterapia, primeras sensaciones

Siempre digo que para querernos bien hay que dedicarnos tiempo a nosotros mismos, pero soy la primera que llevo más de un año sin cumplirlo. Siempre he tenido celulitis pero era diferente, mas “blandita” y menos cantidad. Últimamente, aunque estéticamente seguía sin molestarme, notaba que si apretaba me dolía y sentía las piernas más pesadas e irritadas.

Le pregunté a Diana de Sapphira y, después de hacerme una evaluación determinó que las peores zonas eran la cara interior del muslo (algún día os la enseñaré pero está de pena) y los laterales (las cartucheras). Hemos empezado con maderoterapia, que consiste en un tratamiento que no solo tiene fines estéticos si no también de salud, ya que ayuda a drenar grasa y a tonificar, pero también a aliviar dolores.

La sesión empieza con un suave masaje que ayuda a movilizar la grasa localizada y preparar la piel, para después pasar al masaje con los accesorios de madera. Hay varios tipos y sirven para diferentes cosas, rodillos lisos, copas que hacen vacío y una especie de tabla que ayuda a moldear la silueta.

Es un poco molesto, sobre todo en la primera sesión. No esperéis un masaje muy suave… Aunque, como todo, depende de la persona (hay gente a la que le molesta mas la tabla moldeadora y a otros la copa sueca) y del tipo de grasa y celulitis que tengas. En mi caso tengo bastante acumulada y el sistema linfático un poco atascado, solo con tocarme con las manos ya notaba molestias. Por ello terminamos la sesión con un poco de presoterapia, para ver si mi sistema linfático empieza a activarse.

A pesar de que la primera sesión me la hizo suave, al día siguiente tenía moratones, pero no le pasa a todas las personas, solo a las que somos propensas y en las primeras sesiones.

La verdad que creo que es algo que puede funcionar. Ya os iré contando porque aunque dicen que los efectos se empiezan a notar a partir de la tercera sesión, con una yo reduje un centímetro instantáneamente. Aunque también es cierto que retengo muchos líquidos y en cuanto me los movilizan me deshincho mucho.

Quiero probar con diez sesiones si mi economía y mi tiempo lo permiten) y os voy contando los resultados, pero es algo que en principio creo que puede funcionar bastante bien.

Written by 

Cofundadora. Adicta al chocolate y a las historias. Antes era gorda y ahora gorda molona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *