Joaquín de First Dates o cómo se puede ser gordofóbico y superficial.


No veo First Dates. Ni siquiera veo la televisión (eso sí, no me quitéis Netflix, HBO o Youtube). Pero lo ví en los stories de alguien y corrí a buscar ese momento.

La cita entre Joaquín y Carmen no va mal, cuando una de las camareras interrumpe su cena para que se pongan a bailar. Ya empezamos mal, porque a mí no me interrumpe nadie una cena para que me ponga a bailar con un mamarracho. La comida lo primero, como buena gorda. Pero, en fin, sigamos… Terminan de bailar y llega el momento de dar sus impresiones en privado. El adonis de Joaquín comenta que hay muchas cosas que le han gustado de Carmen (parecía que la cosa iba bien). Pero hay un problema: cuando han bailado ha podido “tocar un poquito” y a él le gustan las personas que se cuidan. Qué sentenciador.

El momento del bailecito.

Se me ha olvidado mencionar que Carmen tiene 48 años y está “de muy buen ver” que diría mi abuela. Vamos, que sí, que igual tiene alguna chichilla o michelín, y le pueden sobrar algunos kilillos… Pero ya quisiera yo llegar a los 48 así (y ya quisiera estar ya así, vaya). Asumir que una mujer de 48 años, con las movidas hormonales y un hijo, no se cuida por sobrarle unos kilillos, es de ser cateto, ignorante, gordofóbico y gilipollas en general.

Lo peor es que Carmen, a pesar de que hubieron cosas de Joaquín que no le gustaban, decidió darle una segunda oportunidad. Aceptó tener otra cita con él. Pero es que Joaquín, que es el Jason Momoa español, no podía tener una segunda cita con alguien que no entrara en sus exigencias físicas y cánones perfectos.

Jason Momoa y Carmen

Y esperad, que Joaquín nos deja una frase célebre más: “Yo creo que Carmen tiene más kilos en le cuerpo que en el banco”. Muy bien Joaquín, no vaya a ser que encima de gorda la mujer sea pobre. Cómo vas a tener tú, con esa pinta de sex symbol, una cita más con ella.

Carmen, cariño, de buena te has librado.

Written by 

Cofundadora. Adicta al chocolate y a las historias. Antes era gorda y ahora gorda molona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *