Comida de gordas

Poneos en situación: abrís instagram, mirais quien os ha dado like (todos y todas tenemos nuestro punto egocéntrico), comprobamos la última foto de nuestro crush, chafardeamos que hace nuestro ex (un clásico, no lo niegues) y pasamos a mirar fotos random.
Hasta aquí todo como siempre. Entre foto y foto, os aparece la de la típica influencer pseudofamosa (vale también para sexo masculino) con par de amigas, todas cortadas por el mismo patrón: mechas rubias, Louis Vuitton, modelito de Zara, delgadisimas… están en una terraza o en un bar “hipercuqui”, con unos platos rebosantes de color y ahí está, con su # delante, la ¡puta etiqueta! #comidadegordas

Zas, ya está, en toda tu cara te explota la #comidadegordas, porque por todos es sabido que las gordas y los gordos solo comemos pizza, donuts y Cheetos, regados con batidos de Nutella, cerveza a morro y Reb bull a paso seco ¿no?

Ahora en serio ¿no os cabrea? A mi si y mucho. Si yo, gorda que soy, subo una foto de una ensalada y pongo que es comida de gordas, pues lo es porque soy gorda y es comida, pero yo no uso esa etiqueta, coma rúcula o me meta entre pecho y espalda un cochinillo con guarnición. Imaginaos la que se liaría si una gorda sube una foto de una ensalada y pone #comidadedeflacas… seguro que se le tirarían encima y la llamarían envidiosas y cosas más feas.

La comida es comida, sea la que sea, y ni las personas gordas nos pasamos el día zampando bollos ni las personas delgadas se pasan el día comiendo pienso.
Empecemos a cuidar un poquito el lenguaje en las redes sociales y dejemos de usar expresiones que no sirven nada más que para hacer el rídiculo.

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *