Primark y la normalización

¡Ay! ¡Cómo me gusta la normalización de todo tipo de cuerpos! Y es que cada vez caminamos más en esa dirección. Últimamente las marcas de ropas cada día tienen más aceptado que hay que tener tallas también para las que tenemos culos gordos. Y no sólo eso… Es que se está creando una tendencia maravillosa a no “etiquetar” según la talla de la mujer.

Tallas “normales” y “especiales”.

Cierto es que todavía no se está reflejando en las tiendas (físicas o no) de ropa, pero de repente ves cositas, campañas… En las que no nos diferencian de las tallas “normales”, en las que salen modelos de diferentes tallas juntas, o la ropa no se separa en secciones si pasa de cierta talla. Eso a mí, señoras y señores, me da la vida. Ahora vemos muy normal irnos directamente a la sección de “tallas grandes” si queremos comprar un pantalón. Lo hacemos casi que por inercia. Pero, poco a poco, llegará el día en que todo nuestro grupo de amigas compre la ropa en la misma sección. Creedme, soy bruja.

¿Es ésto una oda a la obesidad?

Nos echan en cara todos los días que lo que hacemos es “apología de la obesidad”. Pero, ¿sabéis qué? Yo hago apología de que no me toquen las narices. Y es que, no nos engañemos, las chicas de la talla 38 tienen más donde elegir. Anda que no me encuentro yo ropa monísima que sólo se talla hasta la L. Y, lo siento, pero a mí me alegra enormemente que las gordas podamos cada vez entrar en más tiendas a comprar y no tanto a mirar. Porque si de algo hacemos apología nosotras es de tener estilazo, que conste.

El ejemplo de Primark

Por fin las “curvys” dejan de estar apartadas en otra sección. Y es que podemos encontrar en la misma imagen dos chicas con más de dos tallas de diferencia. Inaudito, ¿eh? Si ya nos volvimos loquis con una campaña de Nike, ahora nos hacen los ojos corazones con las de Primark.

La campaña de Nike que nos enamoró

 

Todas sabemos que las grandes cadenas de ropa, rollo Zara (holi Amancio, te odio), no suelen ser muy dadas a usar un poco más de tela en sus prendas para que nos quepan a todas. Pero Primark se luce en ese sentido. No es que su tallaje abarque demasiados números de los considerados “plus size” pero al menos se une al movimiento “curvy” con tallajes algos más amplios y apoyando la diversidad de cuerpos en sus campañas.

 

Muslos con diferentes anchuras en una imagen de una tienda de ropa, lo nunca visto.

 

Por supuesto que aún nos queda mucho que hacer. Siempre digo que nos hacen falta más “gordas de verdad” en la publicidad. ¿Cuándo veremos a una chica con sobrepeso anunciando una pasta de dientes? ¿Un hombre entrado en carnes anunciando un producto de limpieza? ¿Una chica obesa en la publicidad de un perfume? Pero oye, como diría mi madre… “menos da una piedra”. Y es que ver que una 38 y una 42 posan juntas para la misma cadena de ropa, a mí me hace todavía tener fe.

La nueva campaña de Primark baño

 

 

Written by 

Cofundadora. Adicta al chocolate y a las historias. Antes era gorda y ahora gorda molona.

One thought on “Primark y la normalización”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *