Semana 8 de embarazo – Empiezo a tomar conciencia de que estoy embarazada.

Los gases empeoran aunque yo lo creyera imposible. Han pasado tres semanas desde que sé que estoy embarazada y me agobio pensando en todo lo que viene. Me veo fea, horrible… Con la cara del revés. Siempre he sido muy blanquita de cara con unos labios muy rosados. Ahora tengo la cara roja, y los labios blancos, misterios de la mujer embarazada.

No me acostumbro a la idea

No os lo vais a creer, pero cada vez que iba al baño pensaba que me bajaría la regla de un momento a otro… Me cuesta mucho “asumir” que estoy embarazada. Siento además que hasta que no le sienta moverse, no estaré embarazada “de todo”… es una sensación muy rara. Supongo que poco a poco iré tomando conciencia, pero todavía se me hace raro que me den la enhorabuena. Ya lo saben todos los familiares y los amigos cercanos. Como veis, no somos mucho de esperar el primer trimestre para dar la noticia.

La primera eco

Me hice la primera eco a las siete semanas porque no aguantaba hasta la doce. Os voy a ser sincera, sólo se ve un manchurrón con forma de lenteja. Así, empezamos a llamarle cariñosamente “lentejito”. Eso sí, en el momento en el que escuché el latido, fue cuando empecé a tomar conciencia de que había algo creciendo dentro de mí. Se me saltó alguna lagrimilla y parecía una tonta riéndome y llorando mientras estaba abierta de piernas delante de un señor que me metía una sonda con forma de nabo. Sin duda un momento memorable.

Sólo un día de vomitona

No sé porqué fue provocada, pero eché hasta la primera papilla. No retuve ni el agua en todo el día y mi cara era un poema. Pálida, con los labios amarillos y unos puntitos rojos en la cara y sobre todo alrededor de los ojos. Por lo visto se llaman petequias y salen porque se dañan los capilares por el esfuerzo. Mira que he vomitado veces en mi vida y nunca me salió algo así. Por lo visto es normal si estás embarazada porque tienes más sangre en tu cuerpo y es más fácil que ocurra. El cuerpo de las embarazadas es todo un mundo.

Written by 

Cofundadora. Adicta al chocolate y a las historias. Antes era gorda y ahora gorda molona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *