La mejor dieta es engordar… tu autoestima

El cine, la televisión y las revistas nos proyectan un mundo maravilloso (y falso) donde todo el mundo es guapo y delgado. Es imposible aislarse de él y nos influye a absolutamente todos. Y esta sociedad hace una peligrosa, y también falsa, asociación: delgadez y salud.

Resulta que, ni estar gordo es sinónimo de enfermo ni estar delgado es sinónimo de salud. Y en estos mundos de arcoíris y unicornios que nos intentan vender, nadie habla de lo mas importante, tu salud mental: tu felicidad.

Cuando empezamos una dieta para adelgazar, cosa muy respetable, podemos cometer muchos errores. Las prisas, la publicidad engañosa y ponernos metas complicadas, pueden llevar al traste todo nuestro esfuerzo. Incluso provocar el temido “efecto rebote” (holi holi Dukan e imitadores).

Todos te hablan de lo que debes comer y lo que no, los ejercicios que debes hacer, los aparatos de gimnasia/tortura que debes usar (algunos parecen diseñados por un maquetista borracho fan de Star Trek). De repente todas tus personas cercanas se convierten en dietistas, nutricionistas, entrenadores, “profesionales”. Pero claro, como le sirvió al primo de la portera, te tiene que servir a ti. Porque como “todos los cuerpos son iguales”… ¿o no?

Si vas a enfrentarte ahora a la temida operación bikini (aún no he encontrado ninguno que me quede bien), quizás deberías plantearte algunas cosas… Y la primera de ellas es que si vas a hacer ese esfuerzo, tiene que ser POR TI, PARA TI. No para entrar en la talla x, no para gustarle a alguien, no para que tu familia deje de incordiar. Lo tienes que hacer PARA TI.

Yo he estado bastante mas delgado que ahora, y también bastante mas gordo. Pero, curiosamente, no estaba mejor cuando estaba mas delgado. Porque había adelgazado, pero tenía la autoestima aún muy baja. Seguía sin verme bien, siempre había a mi alrededor gente mas delgada, con mas músculos, y que yo creía mucho mas atractiva que mi cuerpesito serrano.

Pero un dia empecé a quererme, a comprenderme. Tengo el cuerpo que tengo. Y si bien es cierto que puedo adelgazar mucho más, tampoco voy a comprometer mi propia felicidad. Siempre que sea con salud y sentido común, prefiero mi felicidad con algún kilo de más que mi delgadez con tristeza y ansiedad.

Mientras, seguiré tratando de mantenerme sano, hacer ejercicio, no comer demasiado y darme algún caprichito de vez en cuando. Porque tu autoestima no mejora de repente al adelgazar. Quererte mas y quererte bien, no depende de la báscula, sino de tu mente.

Written by 

One thought on “La mejor dieta es engordar… tu autoestima”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *