Heil Coño

Por hacer en un centro social comunitario la sugerencia de que los útiles de fregar no se deberían de guardar exclusivamente en el baño de mujeres, me tildaron, medio serio medio en broma, de feminazi. Término despectivo muy de moda para, por una parte intentar desacreditar a quienes luchan por la igualdad. Y por otra para designar a quienes se radicalizan hasta desprestigiar la misma causa por la que tan vehementemente luchan.

No me gusta nada el término. Aún no he visto una führerin guiando sus tropas a la conquista, encerrando y gaseando hombres en campos de concentración. Banalizamos la historia y los horrores del pasado. Y aunque siempre hay radicales que van un paso mas allá, contaminando de odio las causas sean buenas o malas, son personas extremistas, intolerantes, y poco más.

Pero si por defender que las tareas de limpieza han de ser compartidos entre todos, me convierte en feminazi, Heil Coño.

Si defender que mi trabajo no depende de un cromosoma. Que a idéntico trabajo mismo sueldo, es feminazi, Heil Coño.

Si defender que el amor y la violencia, física o psíquica, nunca son compatibles, Heil Coño.

Si defender que nadie debe ser controlado, humillado o acosado por una pareja es feminazi, Heil Coño.

Si denunciar que el acoso sexual es un delito y el acosador un criminal, es feminazi, Heil Coño.

Si creer que nadie es superior por razones de sexo es feminazi, Heil Coño.

Si denunciar que alguien ofrece ventajas a cambio de sexo no consentido es feminazi, Heil Coño.

Si defender que las aptitudes físicas y mentales son independientes de cada persona sin importar el sexo es feminazi, Heil Coño.

Si exponer que hay que acabar con la sexualización del cuerpo, importunar con frases maleducadas, o dar opiniones a gritos sobre características físicas es feminazi, Heil Coño.

Si parar campañas publicitarias sexistas y que denigren a las mujeres o cualquier otro colectivo es feminazi, Heil Coño.

Si apoyar unas reivindicaciones que considero justas este 8 de marzo es feminazi, Heil Coño, Heil.

 

A ver si a base de usar el término acaba perdiendo su significado y su uso, como está pasando poco a poco con el insulto “gord@”, cada vez mas un adjetivo calificativo como otro cualquiera.

Heil, Coño. Heil.

Written by 

3 thoughts on “Heil Coño”

  1. Cada vez que te leo me hace feliz porque no me siento tan sola ni loca en este mundo…
    Acá en argentina salió un stand UP feminista al fin… Ya que los que había visto de mujeres con anterioridad me dejan medio en zona tibia. Se llama estupidez compleja y es de malena pichot ❤❤ recomendable por mil, es bueno reírse un poco a veces…

    Gracias y muchos besos desde aca

  2. Heil coño! Es que no entiendo que a estas alturas no entienda todo el mundo que somos uno. Iguales. Ya hay tristemente diferencias y desigualdades entre países, razas. No seamos más catetos aún y nos clasifiquemos tanto para hacernos daño. El respeto, la educación, empátia, saber hacer, cariño no se ofrece solo unos pocos. EQUIDAD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *